El dolor de cabeza.

¿Vuelve a dolerte la cabeza?¿Te pasa más de lo que te gustaría y no sabes por qué es? El dolor de cabeza afecta a muchas personas hoy en día, y tiene causas muy diversas. Lo que sí es cierto que hay muchísimos tipos de dolores de cabeza y cada uno afecta de diferente manera, habiendo desde los más leves a los más incapacitantes.

Los dolores de cabeza pueden ser una enfermedad en sí o un síntoma de que algo no va bien en nuestro cuerpo. Por eso es muy importante saber identificar el dolor de cabeza y también, para que no se convierta en una pesadilla, saber cómo tratarlo.

Los dolores de cabeza

Tipos de dolor de cabeza

En este artículo te vamos a hablar de los principales dolores de cabeza que hay y de cómo tratarlos.

Cefalea tensional

La cefalea tensional es el tipo de dolor de cabeza más común y se siente como un dolor o molestia en la cabeza que recuerda a una banda que la aprieta. Se asocia a la tensión de los músculos en diferentes zonas de la cabeza: cuero cabelludo, frente o incluso cuello.

Las contracciones musculares, que son las que causan el dolor, se deben a menudo al estrés, a la depresión o a la ansiedad, pero también puede ser debida a un traumatismo craneal, por ejemplo.

Si sufres este tipo de cefalea, te aconsejamos que trates de identificar la causa. Si no puedes y no se pasa, acude al médico por si resulta ser síntoma de una enfermedad más grave.

Migraña

Son uno de los dolores de cabeza más incapacitantes que hay. Las sufren multitud de personas de forma crónica y resulta muy debilitante para ellas. Las migrañas habitualmente se sufren solo en una zona de la cabeza y el dolor puede ser desde moderado hasta muy intenso, y de varios tipos, como pulsante o vibrante.

Se cree que las migrañas tienen una causa genética, pero hay muchos factores externos que pueden desencadenarlas, como estrés, ansiedad, cambios hormonales, luces, ruidos u olores fuertes, medicamento, cambios en los patrones de sueño e incluso algunas comidas y bebidas, como la cafeína o el alcohol.

En las migrañas hay una fase prodómica o previa donde puede haber síntomas que varían dependiendo de cada persona, pero que pueden indicar el comienzo de la migraña. Posteriormente puede aparecer la fase de aura, justo antes o durante la migraña, donde se ven luces brillantes o zigzagueantes y se siente tensión muscular. Después viene la migraña, con dolor de cabeza que se va haciendo cada vez más intenso y que va acompañado de alta sensibilidad a los olores, los ruidos, las luces o el movimiento. Finalmente se da la fase postródmica, donde predomina el agotamiento.

Cefalea en racimos

Se dice que es uno de los dolores más intensos que pueden afectar a una persona. Son ataques unilaterales que ocurren en un lugar localizado de la cabeza, habitualmente en la zona de detrás de los ojos y que incluso pueden afectar a estos. El nombre de “en racimos” viene de que se presentan ataques sucesivos en la misma zona de la cabeza o de la cara, que duran entre 15 minutos y algunas horas, y con períodos de calma entre ellos.

No se conoce muy bien la causa, pero se sabe que puede deberse al estrés, a algunos alérgenos, cambios estacionales o la nitroglicerina. Es importante saber diagnosticarla bien porque existe tratamiento: se pueden tomar fármacos para evitar el dolor durante los ataques y también para prevenir que estos aparezcan.

Dolor de cabeza sinusal

En esta ocasión se trata de dolores de cabeza que se notan como dolor en los senos paranasales, es decir, en la zona de las mejillas, por debajo de los ojos. Además, se siente también presión alrededor de las mejillas, ojos y frente, combinado con fatiga y congestión nasal. El dolor además empeora al inclinarse hacia delante o al recostarse.

A menudo se deben a una inflamación de los senos nasales, por ejemplo, provocado por un resfriado o gripe. Generalmente el tratamiento no es sintomático, sino que es más para tratar el resfriado o lo que haya causado el dolor de cabeza.

El dolor de cabeza por zonas

Tipos de dolor de cabeza por zonas

Además de los que ya hemos mencionado, también podemos hablar de tipos de dolor de cabeza según la zona en que te duela.

  • Dolores tempomandibulares: Duele la mandíbula, las mejillas y los oídos. A menudo se deben a problemas dentales, como el bruxismo, que causan una excesiva tensión en estos músculos de la cara. Otra razón es por problemas en el nervio trigémino.
  • Dolor de cabeza en la frente: Si es un dolor en la frente puede deberse a la ansiedad y al estrés, y aunque son muy intensos, se paran al cabo de un tiempo, cuando cesa el estímulo estresante. Es aconsejable acudir al médico si estos dolores persisten porque él puede ayudarnos a manejar mejor el dolor.
  • Dolor de cabeza en el lado derecho: Puede deberse a muchas causas. Es habitual que se asocie a problemas visuales, por ejemplo, forzar la vista al leer o estar delante de una pantalla u móvil. En este caso, se puede solucionar con reposo o usando gafas. Pero el dolor de cabeza en el lado derecho también puede ser por un problema en el nervio trigémico (neuralgia trigeminal), para lo cual habría que acudir al especialista.
  • Dolor de cabeza en el lado derecho: Se debe muy posiblemente a arteritis de las células gigantes. Estas son células del revestimiento de las arterias y si se inflaman pueden dar lugar a un accidente cardiovascular con el tiempo o incluso a la pérdida completa de la visión. Si sufres un dolor de este tipo, acude al médico rápidamente.
  • Dolor localizado en un punto concreto de la cabeza: Este tipo de dolor puede indicar muchas cosas, y no es fácil reconocerlo porque a menudo el dolor irradia desde ese punto y se vuelve difuso. Sin embargo, puede estar indicando un tumor cerebral o una infección (absceso) así que lo mejor es que, si es muy intenso y no para, acudas al médico cuanto antes.

Dolor de cabeza y embarazo

Los dolores de cabeza en el embarazo son frecuentes, sobre todo en el primer trimestre. Siempre que no sean muy intensos o no estén acompañados de otros síntomas (por ejemplo, problemas de visión) no son algo que te deba preocupar. La causa más frecuente es la tensión o la ansiedad del embarazo, junto a los cambios hormonales. Se puede aliviar con reposo, a oscuras, con paños fríos en la frente o con leves masajes. Pero si vas a tomar fármacos, asegúrate antes de que sean seguros para el embarazo y toma solo lo que te recete el médico.

Dolor de cabeza y ojos

En ocasiones el dolor de cabeza está relacionado con la vista. Sí que hay ocasiones que duele la zona de los ojos y no tiene nada que ver con esto, como la cefalea en racimos (dolor en una lado de la cabeza y ojo del mismo lado) que ya hemos comentado. Pero a menudo el dolor de cabeza ocurre al forzar la vista, por ejemplo, al pasar mucho rato leyendo, usando una pantalla o intentando ver objetos que están demasiado lejos o borrosos.

Por eso, si has pasado demasiado tiempo en el ordenador o leyendo, o usas unas gafas con una graduación diferente a las que necesitas (o simplemente deberías usar gafas y no usas) es común que tengas dolor de cabeza. Lo podrás reconocer si has estado haciendo alguna de estas actividades, pero también si va acompañado de molestias en los ojos: dolor, picor o irritación.

Si sientes este tipo de dolor de forma habitual, puedes plantearte adquirir unas gafas nuevas o cambiar tus hábitos de trabajo para incluir más descansos y tener que forzar menos la vista.

Dolor de cabeza y mareos

Un dolor muy intenso, por ejemplo, un dolor de cabeza, puede llevar asociados mareos y vértigos, debido propiamente a esta sensación de dolor intenso. En ese caso, sabemos que el dolor es my fuerte y que hay que intentar controlarlo, aunque en estos ataques agudos lo mejor es tumbarse a oscuras después de haber tomado fármacos, y minimizar el riesgo de caídas.

Sin embargo, en otros casos el dolor de cabeza y los mareos pueden ser síntomas provocados por otra enfermedad subyacente. Por ejemplo, trastornos en el oído interno, infecciones de los nervios auditivos, migrañas o descensos en la presión arterial. Si sufres mareos y dolor de cabeza de forma habitual y no eres capaz de encontrar la causa, acude al médico, pues podría ser signo de algo más grave y un tratamiento adecuado te curaría.

Cómo aliviar el dolor de cabeza rápido

Cuando tenemos dolor de cabeza nos interesa saber por qué ocurre por si nos está indicando algo más grave. Pero en ese momento, nos importa más tomar algo que nos lo alivie para poder continuar con nuestra vida normal.

Los fármacos son el primer movimiento que podemos hacer ante un dolor de cabeza, pero se pueden combinar con otras acciones que también nos ayudarán a aliviarlos. Por ejemplo, reposo, tumbarnos a oscuras y en silencio o ponernos paños fríos en la frente.

¿Qué tomar para el dolor de cabeza?

Para los dolores menos intensos se puede tomar tanto ibuprofeno como paracetamol, aunque se recomienda más este último por tener menores efectos secundarios. Hay otros antiinflamatorios más fuertes como naproxeno o enantyum que pueden servirte si los anteriores no te hacen nada. Sin embargo, por su mayor potencia te recomendamos tomarlos solo si te los manda el médico y en momentos de necesidad. Nunca tomes más de la dosis permitida: podría tener consecuencias muy serias.

Cada dolor de cabeza, además, es diferente y se puede tratar de forma diferente. Por tanto, si los antiinflamatorios básicos no te ayudan, te recomendamos que acudas al médico, puesto que podrá descubrir la causa de tu dolor y así mandarte el fármaco que necesitas.